Peque, el baño y el cuidado del bebé
Guía paso a paso para padres

Image

El baño es muy importante para tu bebé: contribuye a su higiene corporal cotidiana y participa igualmente en su desarrollo sensorial.

El baño del bebé puede ser una gran experiencia que potenciará el vínculo con el recién nacido, pero lo cierto es que existen varias dudas y preguntas muy comunes acerca de cuáles son las mejores recomendaciones a seguir durante el proceso.

Por ello, te preparamos una lista con algunas claves, que podrás complementar con la gama de productos Peque, de venta en nuestros Supermercados Martínez


Image

  • Se recomienda tener todo lo necesario para el baño y el cuidado posterior del bebé a mano antes de comenzar: toallitas, jabón, colonia, talco…


  • La temperatura del agua debe estar entre los 34 y los 37 grados. Asegúrate de que la habitación también tenga una temperatura cálida.

  • No es recomendable llenar por completo el espacio en que bañamos al bebé, es suficiente con que sus piernas y su abdomen estén cubiertos.

  • Pasa un brazo bajo la nuca del bebé para sujetar su cabecita, su cuello y su espalda e introdúcelo en el baño suavemente, empezando por los pies.  Mantén tu brazo bajo su nuca mientras le bañas con el otro brazo.

  • Una toallita suave o una bolita de algodón se ocupará de la nariz, la boca y la cara, yendo desde el interior hacia el exterior, sin olvidar los pliegues del cuello y la zona detrás de las orejitas.

  • Es muy importante hablar y acariciar al bebé durante el proceso, de este modo se fortalecerá el vínculo y se evitará un posible desarrollo del miedo al agua y al baño.

  • Para sacarlo del agua, pon tus manos alrededor de su pecho, bajo sus brazos y, sujetándole la cabeza, levántalo y envuélvelo inmediatamente en una toalla.

  • Para terminar, seca muy bien al bebé, asegurándote de que no le quede humedad en los pliegues y evitando frotar la piel. Del mismo modo, es bueno aplicar alguna loción hidratante para evitar, por ejemplo, que la piel se reseque.


Image
  • Se recomienda tener todo lo necesario para el baño y el cuidado posterior del bebé a mano antes de comenzar: toallitas, jabón, colonia, talco…


  • La temperatura del agua debe estar entre los 34 y los 37 grados. Asegúrate de que la habitación también tenga una temperatura cálida.

  • No es recomendable llenar por completo el espacio en que bañamos al bebé, es suficiente con que sus piernas y su abdomen estén cubiertos.

Compartir este consejo